¿Cómo será el profesor del futuro?

Nuevas tecnologías, nuevos métodos de enseñanza, nuevos conflictos y retos a los que enfrentarse... el mundo educativo está experimentando una auténtica revolución. Para hacer frente a todos estos cambios, los maestros necesitan nuevas herramientas que apoyen y motiven el trabajo educativo que realizan dentro del aula. Formación especializada para enseñar en esta nueva era digital.
¿Cómo será el profesor del futuro?

Dani Domínguez

4/09/2017



Seguro que ninguno de nosotros piensa que nuestros hijos van a ser educados de la misma forma que hemos sido educados nosotros. Las formas de educar cambian. Cambian las necesidades sociales, cambian los métodos de enseñanza y aprendizaje, cambian los profesores… Y es este último punto el que se hace más evidente en la actualidad, ya que en un mismo colegio o instituto conviven maestros o profesores de diferentes generaciones.

El cambio no es concepto positivo o negativo en sí mismo. Depende del contexto, de la perspectiva desde la que se mire. Que un profesor sea ahora menos autoritario que antaño puede ser algo bueno si consigue que sus alumnos se sientan más autónomos; sin embargo, será malo si se genera un desprestigio del docente.

La coyuntura actual obliga a los profesores a enfrentarse a retos como las nuevas tecnologías, los problemas derivados del acoso escolar, la educación inclusiva… Son estos cambios lo que podríamos considerar como “buenos”, ya que nos hacen progresar, tanto en términos educativos como sociales.

La tecnología ha sido el cambio que ha entrado con más fuerza en las aulas. Pizarras digitales, internet, libros de texto digitales o tablets, son solo algunas de las herramientas que alumnos y profesores usan día a día en clase. La Universidad Católica de Valencia ha apostado por la educación tecnológica de los formadores mediante el Máster Universitario en Innovación Tecnológica en la Educación, cuyo objetivo es “diseñar un entorno virtual de aprendizaje que dé respuesta a las necesidades que hoy en día hay en nuestra sociedad en lo que a cultura y educación tecnológica se refiere”.

Inclusión y resolución de conflictos

La inclusión de aquellos alumnos que tienen necesidades específicas de apoyo educativo no es una tarea fácil para los docentes. Se trata de gestionar a dichos estudiantes y a todos los demás para conseguir que, dentro del aula, todos cuenten con la atención personalizada que requieran, sin que se produzca una brecha formativa entre unos y otros que no hará más que acentuarse con el tiempo.

Otro de los grandes problemas generados entre las cuatro paredes de un colegio o instituto son los conflictos derivados de la conducta de los propios alumnos. Los profesionales de la educación necesitan contar con herramientas, habilidades y técnicas para poder resolver estas situaciones, evitando que los problemas disciplinarios se agraven. Para formar a docentes especializados en este tipo de situaciones, cada vez más universidades ofrecen cursos y másteres en educación inclusiva y en resolución de conflictos.

conflictos en el aula

La especialización de los docentes

Los maestros hace ya algún tiempo que dejaron de ser profesionales generalistas que abarcaban diferentes temas. Al igual que en el resto del mercado laboral, también en la educación se está imponiendo la especialización frente a aquellos “maestros multiusos” que antaño podían impartir desde matemáticas hasta religión, pasando por plástica. Además, a los educadores se les pide ahora un pasito más. Ya no vale solo con tener la carrera que te permita impartir clases. Ahora, contar con un máster en alguna competencia muy definida es un punto muy importante que juega a favor y diferencia a unos de otros.

Atendiendo a esto, centros como la Universidad Católica de Valencia han desarrollado postgrados específicos para docentes, cuya intención es la especialización de los mismos. De esta forma, pueden adquirir conocimientos en Intervención Logopédica Especializada, o Musicoterapia, entre otros.


Másteres y Postgrados recomendados para ti: