Mejorar la comunicación entre profesores y familias

La comunicación entre las familias y los docentes es fundamental para consolidar los conocimientos de los alumnos. Está demostrado que un trabajo conjunto entre padres y profesores estimula el aprendizaje y lo refuerza. Hay distintas vías de comunicación, lo importante es que sean accesibles y provechosas.
Mejorar la comunicación entre profesores y familias

Ester Carrasco

12/12/2017



Puntos de encuentro

Definir los canales a través de los que las familias y los docentes se comunican facilita que estos se mantengan abiertos. En un primer momento, y dependiendo de la edad del alumnado, se realiza una reunión grupal con el tutor del curso. Será la ocasión de dar indicaciones generales y comunicar las actividades que realizarán.

Para llevar el control del día a día, se suele completar una agenda en la que se van anotando las incidencias de cada jornada. Es una manera también de hacer llegar notificaciones y recibir la conformidad por escrito de las familias. Además, los padres pueden avisar con antelación de las faltas o dar justificación de estas.

Durante el curso, se irán programando tutorías para informar de manera personalizada sobre el avance de cada alumno. En este espacio se hablará de todo lo relacionado con la evolución del aprendizaje y el comportamiento individual. Es importante que el horario se adecue a la disponibilidad de las familias, dentro de la jornada de los profesores.

En los últimos años, las nuevas tecnologías han ido promoviendo otras vías de comunicación. Desde el correo electrónico y la publicación de información en la web o blog del colegio hasta aplicaciones específicas. Estas ofrecen herramientas como mensajería instantánea o acceso a las calificaciones, comunicaciones y formas de colaborar on line.

Tutorías

Qué temas se pueden tratar en una tutoría

Todos los canales son importantes, pero las tutorías cumplen una misión especial. Se trata del momento en el que más contacto directo hay entre los padres y los tutores. Es una cita reservada en la que, por lo general, no se van a producir interrupciones. Este contacto personal favorece el entendimiento. Los siguientes temas son los que se suelen tratar en una tutoría:

• Aspectos positivos del aprendizaje. El centro escolar siempre va a proporcionar un entrono de aprendizaje. Cualquier alumno, por poco que se aplique, muestra un avance en sus conocimientos. Es importante comunicarlo a los padres para que sean conscientes de este hecho y prioricen en todo momento la asistencia.

• Aspectos negativos o de dificultades de aprendizaje. Este apartado es quizá al que más tiempo se dedica. Una actuación conjunta entre padres y profesores potenciará los medios para resolver los obstáculos. Además, hablar de ello desde distintos puntos de vista proporciona una mayor comprensión y visión de conjunto.

• Disciplina. También conviene comunicar si el alumno cumple con las normas del centro y las que cada profesor indica en las aulas. Además, si se está produciendo algún incumplimiento, se puede orientar sobre la mejor manera de hacerle frente.

• Temas relacionados con los materiales, libros o aspectos organizativos. Aunque este tipo de cuestiones se tratan en las reuniones generales, a veces es necesario recordarlos. También pueden surgir nuevas directrices durante el curso. Mantener informadas a las familias es esencial para que haya una buena coordinación.

• Desarrollo personal, capacidades, gustos, etc. Este tipo de reuniones no sirven solo para hablar del momento presente. En los alumnos más mayores suponen una buena oportunidad de comunicar a los padres qué tipo de dedicaciones son afines a sus hijos. Cuanto mejor se aconseje en este punto, mayores posibilidades de éxito académico se conseguirán.

• Adaptación y relación con los compañeros. Las relaciones que se generan dentro del colegio son una representación de lo que más tarde se pueden encontrar los niños fuera del entorno escolar. Merece la pena detenerse a evaluar el comportamiento en este punto y hablar de ello con las familias. El tiempo que pasan fuera del centro puede suponer tanto una mejora como un agravamiento de las situaciones.

Encuentro con los profesores

Un encuentro entre padres y profesores siempre representa una oportunidad de aconsejar sobre la educación de los alumnos. No solo se hablará de estudios, el control de las tareas escolares o la asistencia.

También se puede orientar sobre la forma de gestionar el tiempo de estudio, fomentar tareas culturales o de ocio que enriquezcan el aprendizaje. El centro también puede ofrecer apoyo en actividades extracurriculares.

comparador de colegios en España

También te puede interesar