Jordi Rosell

Jordi es consultor de ecommerce y analista web. Trabaja en proyectos de diseño, desarrollo, conversión y analítica web. Es profesor y conferenciante de comercio electrónico, conversión y marketing en buscadores. Desarrolló su carrera anteriormente como consultor tecnológico siendo director técnico y gestor de proyectos. Estudió ingeniería técnica en informática de sistemas por la Universitat Politécnica de Catalunya, Facultat d'Informàtica de Barcelona.
Jordi Rosell

Mayte Guillen

24/09/2015



Una visión sobre la optimización de la conversión

La forma en que los compradores reaccionamos con los mensajes ha cambiado. No nos gusta que nos vendan, nosotros decidimos qué compramos y cuando lo compramos. El control en Internet es para el cliente.

Invertir en captación de tráfico en una web que no guía eficazmente a sus visitantes hacia la conversión es golpearnos una y otra vez contra un muro, tropezar con la misma piedra. Debemos pensar que cada clic es una decisión y que toda decisión debería contribuir a la satisfacción del usuario.

La evolución de la analítica web ha sido un paso imprescindible para que la disciplina de la optimización de la conversión fuera cada vez más importante para las empresas. La medición de resultados nos permite saber dónde estamos y saber hasta dónde queremos llegar. En optimización de la conversión no se trata de tener suerte.

La capacidad de conversión tiene que ver con la experiencia de compra y no sólo con hacer webs atractivas, usables y útiles. Por ejemplo, la capacidad de conversión de un sitio web puede verse influida por un cambio de los productos disponibles, un cambio de precios por parte de la competencia, una crisis de reputación de la marca, etc.

Empezar haciendo tests sin arreglar lo básico es empezar por el tejado. El 70% de empresas que han seguido un proceso estructurado han mejorado sus conversiones. Lo efectivo es priorizar las acciones más importantes, evidentes y rápidas. Por ello, tiene mucho sentido formar un equipo multidisciplinar para realizar un seguimiento y control de proyectos de optimización de la conversión.

Aunque el CEO diga que sólo importa vender, hay que tener en cuenta que deben ser las empresas las que adapten su proceso de venta al proceso de decisión de compra del cliente. El reto de los vendedores de hoy en día es el de satisfacer adecuadamente a todos los tipos de visitantes que recibe una web y guiarlos durante un escenario de realización de la conversión.

Hay que ir más allá de la competencia con una estrategia que aporte un valor único. No se trata de manipular con el mejor truco sino de la oportunidad de satisfacer al 100% de tus usuarios.

También te puede interesar