¿Estudiar y trabajar a la vez? Se puede

Belén Cáceres

21 de mayo de 2018

Muchos estudiantes universitarios realizan prácticas para poder ganar un dinero extra mientras continúan sus estudios de grado y muchos otros las ven como la aplicación de lo que están estudiando en clase. Sea cual sea tu motivo, aquí te mostramos los tipos, becas, y toda la información útil para ti.

¿Estudiar y trabajar a la vez? Se puede

Una de las preguntas más repetidas entre los universitarios es: ¿estaré preparado para hacer frente al mundo laboral cuando acabe la carrera?. Las prácticas en empresa son una buena forma de buscar respuesta a esta cuestión. Cada vez son más las empresas que se suman a la búsqueda de estudiantes que quieran trabajar con ellas, gracias a las ventajas que les supone. Mediante los convenios de prácticas con las universidades y otros centros de formación, las empresas buscan estudiantes con los que establecer una relación formativa. Se trata de un contrato en el que el estudiante desarrolla tareas que le ayudan a formarse, siguiendo con lo que ha estudiado de forma teórica.

En el Real Decreto 592/2014  las prácticas se definen como “una actividad de naturaleza formativa realizada por los estudiantes universitarios y supervisada por las Universidades” que tiene por objetivo la aplicación de lo aprendido y ampliar su conocimiento en un campo concreto. Las prácticas tienen que favorecer “la adquisición de competencias que les preparen para el ejercicio de actividades profesionales, faciliten su empleabilidad y fomenten su capacidad de emprendimiento”.

Entre las muchas ventajas que tiene el estudiante cuando realiza prácticas de empresa, destaca la adquisición de destrezas determinadas, conocer el entorno de trabajo, las condiciones laborales y los roles dentro de una entidad.

Conoce los tipos de prácticas

Si estás pensando en realizar prácticas en empresas, en primer lugar tienes que saber que no todos los convenios de prácticas son iguales. Normalmente, el estudiante universitario puede elegir entre dos tipos de prácticas: las curriculares y extracurriculares

>> Las prácticas curriculares se incluyen en el Plan de Estudios del Grado y equivalen a un número determinado de créditos académicos. Atienden al funcionamiento de una asignatura cualquiera y cuentan con dos convocatorias de evaluación. Se realiza un seguimiento del trabajo del estudiante por parte de un tutor académico y de otro trabajador de la empresa. Como límites, no pueden durar más de unos tres meses aproximadamente (25% de los créditos de una carrera). Además, no tienen por qué estar remuneradas, puesto que se entiende que forman parte de la formación de la carrera.

>> Las practicas extracurriculares están fuera del Plan de Estudios, de ahí su carácter voluntario. Si te interesa hacerlas, puedes solicitarlas cuando hayas superado el número de créditos formativos requeridos en tu universidad. Al ser ajenas al currículo del Grado, no te evalúan, pero sí tienes la orientación de los tutores académicos y de la empresa. Además, no pueden superar el 50% de los créditos totales y casi siempre tiene salario (aunque no es obligatorio).

Los convenios de prácticas pueden ser internacionales o nacionales y dependen de los objetivos de la empresa, el año académico, tipo de estudios, etc. Muchos factores son los que intervienen en la formalización del contrato del estudiante: en él puedes encontrar la descripción de las tareas a realizar, que siempre deben estar relacionadas con la carrera que estás cursando, además de toda la información sobre la duración, prestación y tutorización de las mismas.

Es necesario que sepas que los becarios no están amparados por el Estatuto de los Trabajadores, por eso, debes estar seguro de que el convenio entre empresa y universidad respeta tus citas académicas como los horarios de clases y tutorías, fechas de entrega de trabajos o exámenes, carga de trabajo… Cuando aceptas firmar un contrato con alguna empresa es imprescindible que estés de acuerdo con el proyecto formativo y seas consciente de que no tienes los mismos derechos que un trabajador.

Muchas instituciones y organismos ofrecen servicios de prácticas, para aumentar el acceso de los estudiantes al mundo laboral. La mayoría de las universidades prestan orientación en los Centros de Orientación e Información de Empleo (COIEs), Bolsas de Trabajo o Servicios de Empleo, que se ocupan de ayudarte a preparar la documentación, el convenio con la empresa, información sobre las inscripciones y ofertas. También se suelen ocupar de formar a los estudiantes para trabajar a través de cursos sobre orientación laboral o  elaboración de currículums, por ejemplo.

Pregunta por la oferta de prácticas en tu universidad

Muchas instituciones y organismos ofrecen servicios de prácticas, para aumentar el acceso de los estudiantes al mundo laboral. La mayoría de las universidades prestan orientación en los Centros de Orientación e Información de Empleo (COIEs), Bolsas de Trabajo o Servicios de Empleo, que se ocupan de ayudarte a preparar la documentación, el convenio con la empresa, información sobre las inscripciones y ofertas.

Un ejemplo de ello es la Universidad Católica de Valencia (UCV). Según el ranking IVIE BBVA 2017, la UCV es la universidad que cuenta con una mejor tasa de empleabilidad de sus alumnos en esa región. “Un 89% de los alumnos afirma que el título cursado les ha ofrecido más oportunidades de encontrar trabajo” corroboran desde el centro. Quizá su éxito se deba a que cuentan con más de dos mil acuerdos con empresas para realizar prácticas en ellas, o que los docentes acompañan a sus alumnos de una manera más cercana mediante el programa de tutorías. “Al existir una menor distancia entre profesores y estudiantes se facilita que este progrese más fácilmente. Nuestro objetivo es aunar los diferentes servicios relacionados con la inserción profesional de los alumnos y egresados de la universidad” afirman desde el centro.

Asimismo, en el centro se celebran foros para los alumnos, en los que se tratan aspectos como las salidas laborales de las titulaciones, la presentación y explicación de las herramientas de la universidad para encontrar trabajo o cómo hacer un plan de negocio, entre otros. Además, ofrecen formación sobre cómo enfrentarse a una entrevista de trabajo, cómo elaborar un vídeo currículum, buscar trabajo en el extranjero o voluntariado.

Prácticas fuera de España

Si te interesa realizar prácticas fuera de nuestras fronteras, más allá del conocido programa Erasmus + también existen otras opciones para poder realizar prácticas tanto en el extranjero como en España. Aquí te mostramos algunas de las más conocidas:

Becas Faro: Prácticas en empresas europeas, Estados Unidos, Canadá, Asia y Oceanía (Ministerio de Educación).

Becas Argo: Prácticas en Europa, EEUU, Canadá, Asia y Oceanía (Ministerio de Educación).

Becas Santander: Prácticas durante tres meses (aproximadamente) en las empresas con las que tenga convenio.

Becas BBVA: Oferta de prácticas en las áreas financieras de la entidad.

Programa Start: Para estudiantes de Grado y Postgrado en universidades europeas.

Becas de iniciación en la empresa: Dirigidas a titulados universitarios (Fundación SEPI).

Becas Vulcanus: En empresas japonesas, para estudiantes en el último curso de Informática, Ingeniería, Química, Biotecnología, Física…

Programa Emprende tus prácticas: Dirigidas a estudiantes universitarios y de máster (Fundación José Manuel Entrecanales y la Fundación Universidad-Empresa (FUE).

Becas ICEX: Programa que incluye máster, un año de prácticas en empresas y Organismos Internacionales, para todas las titulaciones.

Becas Avenir: Prácticas en empresas francesas para estudiantes con nacionalidad española o franco-española.

EN AVANZA EN TU CARRERA TE AYUDAMOS  

En Avanza en tu Carrera tenemos más de 50.000 cursos para ti. Te orientamos y asesoramos para que elijas tu formación. Elige la opción que más te interese: Formación Profesional, Oposiciones, Grados, Postgrados y mucho más.