Mejora tu currículum con la mejor formación

9%

¿Qué quieres estudiar?

¿El calor influye para estudiar? Cómo te afecta y qué puedes hacer para soportarlo

Javier F. Parra

20 de julio de 2023

Que el calor influye para estudiar es un hecho más que evidente. De hecho, realizar cualquier tipo de actividad física o mental durante el verano requiere un esfuerzo extra. Por ello, es importante tomar precauciones. Adoptar una serie de medidas que nos ayuden a combatir los efectos de las altas temperaturas. En este artículo te contamos qué puedes hacer para que el calor no dificulte tus obligaciones de estudio durante este verano.

¿El calor influye para estudiar? Cómo te afecta y qué puedes hacer para soportarlo
Foto: Estudiante que afirma que el calor influye para estudiar

¿Qué evidencias nos llevan a concluir que el calor influye para estudiar?

El calor influye para estudiar. Cuando sufrimos una ola de calor las consecuencias se dejan ver en muchos ámbitos de nuestro día a día. Uno de ellos es, sin duda, el del aprendizaje. Bajo estas condiciones los resultados pueden no ser los esperados.

Esto es lo que se deriva de un estudio realizado de forma conjunta por investigadores de la Universidad de Harvard, California y Georgia. Tras analizar el rendimiento de más de 10 millones de estudiantes, se concluyó que el exceso de calor impacta negativamente sobre los procesos cognitivos de los estudiantes. Según las mediciones llevadas a cabo, el rendimiento disminuye un 1% por cada grado y medio de aumento de la temperatura.

Por otro lado. Si nos ceñimos a nuestro país, también podemos citar otro estudio similar llevado a cabo por Escuelas Renovadas, un movimiento educativo que tiene como objetivo la mejora de los centros de enseñanza pública españoles. El estudio parte de una hipótesis: la relación que existe entre unas determinadas condiciones ambientales adversas y las deficiencias estructurales de los centros, y la aparición de ciertas enfermedades en la infancia y un bajo rendimiento del alumnado.

Según el estudio, un 85% de los estudiantes españoles han tenido que refrescarse en algún momento utilizando ventiladores, abanicos u otros métodos similares durante los días de más calor. Además, 9 de cada 10 profesores encuestados confirman que el aislamiento térmico de los edificios educativos españoles resulta deficiente.

Muy preocupante es el hecho de que un 65% de estos profesores indican que sus centros no disponen de ningún sistema de refrigeración para estas situaciones extremas. A este respecto, 9 de cada 10 padres y madres afirman que el mal estado de los edificios en cuanto a refrigeración influye directamente en el bienestar físico de sus hijos, así como en su rendimiento.

Estudiante que constata que el calor influye para estudiar

Consejos para estudiar y rendir cuando en momentos de calor excesivo

Más allá de las obligaciones que tienen pendientes los gobernantes al respecto, también nosotros podemos hacer algo para que el calor no merme nuestra capacidad de estudio incluyendo algunas modificaciones en nuestra planificación diaria.

Algunos de los consejos que puedes utilizar para combatir el calor mientras estudias son los siguientes:

  • Mantener una buena hidratación. Beber agua de forma continuada y suficiente es esencial para combatir el calor y evitar problemas debido al esfuerzo mental y físico que conlleva el estudio.
  • Modificar las horas de estudio. Quizás trasladar el trabajo de estudio a las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde, nos ayudará a evitar los momentos de mayor calor.
  • Utilizar lugares más resguardados y frescos. Lo que nos permitirá reducir algún grado la sensación de calor. Una biblioteca con un buen sistema de climatización puede ser también un lugar perfecto en este sentido.
  • Descansar el tiempo suficiente. Es imprescindible aprovechar las horas de descanso cuando sometemos a nuestro cuerpo a esfuerzos de este tipo en situaciones tan adversas.
  • Usar ropa cómoda. Un pantalón corto o una camiseta sin mangas, por ejemplo, nos ayudará a evitar que nuestro cuerpo aumente de temperatura y a sentirnos más cómodos durante las horas de estudio.
  • Realizar una alimentación ligera. Evitar comidas copiosas o comer productos frescos y de temporada contribuirá a refrigerar nuestro cuerpo cuando estemos estudiando en verano.