Educador infantil, ¿la más importante de las profesiones?

Belén Cáceres

23 de febrero de 2018

Históricamente la figura del educador infantil se ha relacionado con el aseo y cuidado de los niños de guardería. Sin embargo, ser educador infantil conlleva una gran responsabilidad, siendo necesario para los primeros pasos de los niños en la escuela o guardería. Educar, atender a futuros adultos y que se desarrollen en un ambiente adecuado es competencia de este perfil.

Educador infantil, ¿la más importante de las profesiones?

El educador infantil no solo se encarga de atender al niño en el aseo o comidas. Su labor es de apoyo didáctico al maestro guiando, organizando materiales, haciendo animación infantil… Realiza también seguimientos de los niños para observar dificultades y anotar su desarrollo. Se ocupa de tareas didácticas y animación, puesto que trabaja en actividades programadas en la enseñanza pero también en aquellas de entretenimiento.

Debe fomentar un ambiente adecuado para que el niño se desarrolle por completo en el ámbito educativo y en sociedad. Se trata de una función como orientador o guía, haciendo que el niño empiece a valerse por sí mismo con respecto a sus iguales.

Cada guardería tiene su propio programa educativo, por tanto depende del centro en el que trabajes, la línea de trabajo que sigas.

Tareas del Educador Infantil

La figura del educador infantil se centra en el diseño y evaluación de proyectos para la atención de los niños en el primer ciclo de educación infantil.  También es necesario que actúe de puente entre los padres, profesores, niños y demás organismos asociados, como puede ser la atención médica.

Debe generar entornos seguros atendiendo a las necesidades infantiles, gestionando los recursos necesarios para la atención efectiva del niño.

Además, siendo un trabajo tan importante para el desarrollo del niño, el educador debe realizar una integración multicultural, una mediación y búsqueda de soluciones cuando haya conflictos, además de una continua formación personal y profesional, con el objetivo de seguir aprendiendo para adaptarte a los nuevos métodos y estrategias en educación.

¿Hacen falta habilidades específicas? 

  • Paciencia, creatividad, empatía, equilibrio emocional y ser dinámico. 
  • Importancia de la adaptación a los tiempos y la continua actualización de métodos pedagógicos.
  • Y sobre todo, ¡que te gusten los niños!

Requisitos para opositar

Si hablamos de guarderías o jardines de infancia públicos, tendrás que presentarte a una oposiciones para poder obtener una plaza como Educador Infantil (Grupo II). Estas convocatorias atienden a la territorialidad y serán convocadas por los ayuntamientos para copar las plazas en jardines de infancia públicas.

Los requisitos dependen del organismo que convoque la oposición. Entre los más habituales los que encontramos son:

  1. Tener la nacionalidad española, ser mayor de 18 años y no haber alcanzado la edad de jubilación
  2. El candidato debe tener el título de Técnico Superior en Educación Infantil o de Magisterio de Educación Infantil.
  3. No haber sido procesado ni inhabilitado para el desempeño de funciones pública
  4. Estar capacitado para desempeñar el trabajo

En cuanto a los exámenes para poder trabajar como educador infantil en centros públicos, los contenidos del temario serán determinados en función de la Comunidad Autónoma.

No olvides que desde 2011 se practica la regulación del profesional como educador infantil. Para obtener esta acreditación, tendrás que tener el título en Magisterio en Educación Infantil, en Profesorado de Educación General Básica con la especialidad de Preescolar, o la especialización en Educación Preescolar o Pedagogía Preescolar de las licenciaturas de Filosofía y Letras o Filosofía de la Educación.

Las pruebas

La fase de oposición está dividida en dos pruebas:

La primera se divide en dos partes:

  • Parte teórica basada en el desarrollo escrito de uno de los temas extraído al azar por el tribunal. Tienes dos horas para hacerlo y debes alcanzar al menos 2’5 puntos.
  • Parte práctica en el que se evalúan las habilidades técnicas y la formación científica del sector.  También debes obtener como mínimo 2’5 puntos sobre 10 y dispones de una hora y media para realizarla.

Aquellos que aprueben, pueden realizar la segunda prueba para demostrar el dominio en el ejercicio docente:

  • Por un lado, consta de la defensa de una programación didáctica en el que se debe señalar los objetivos, contenidos, criterios de evaluación y la metodología didáctica.
  • Por otro lado, es la preparación y exposición oral de una unidad didáctica elaborada por el opositor.

 

En cuanto a la fase de concurso, se tiene en cuenta la experiencia docente anterior, la formación académica y otros méritos.

Tras estos ejercicios, hay un periodo de prácticas entre tres y nueve meses, en el que se pueden incluir cursos de formación si se desea.

Salario

Dependerá del tipo de centro en el que trabajes. Para aquellos que trabajan en centros públicos, los salarios están resueltos en el Boletín Oficial del Estado, dónde se establece que el salario base es de 837,66 euros al mes. Pero, con el ingreso de complementos se pueden alcanzar los 900 euros mensuales.

No dudes en prepararte las oposiciones para Educador Infantil si de verdad te apasiona la educación y los niños. ¿Serás tú quién demuestre que el educador no solo da de comer a los pequeños en la guardería?. Si lo deseas, puedes consultar las demás profesiones a las que se ingresa mediante oposiciones, o aquellos perfiles de profesionales en educación por si aun tienes dudas en centrarte en la Educación Infantil.

EN AVANZA EN TU CARRERA TE AYUDAMOS  

En Avanza en tu Carrera tenemos más de 50.000 cursos para ti. Te orientamos y asesoramos para que elijas tu formación. Elige la opción que más te interese: Formación Profesional, Oposiciones, Grados, Postgrados y mucho más.