Oposiciones a Justicia: Cuerpo de Tramitación Procesal

Marta Godoy

2 de marzo de 2018

Dentro de las oposiciones que convoca el Ministerio de Justicia están las del cuerpo de Tramitación Procesal. Aprobarlas suponen conseguir una puesto laboral fijo y la posibilidad de acceder a puestos de categorías superiores dentro de la Administración de justicia.

 ¿Cuál es la labor del tramitador procesal?

La función básica de estos profesionales, como el resto que trabajan al servicio de la Administración de la Justicia, es facilitar el trabajo a Jueces y Magistrados, Secretarios Judiciales y Fiscales. Por ello,  los tramitadores procesales se encargan de toda actividad que tenga carácter de apoyo a la de Gestión Procesal, cuerpo inmediatamente superior. Esto supone entender que algunos de sus cometidos son:

• La tramitación general de los procedimientos mediante la confección de documentos, actas, diligencias notificaciones…

• El registro y la clasificación de la correspondencia.

• La formación de autos y expedientes, siempre bajo la supervisión del orden jerárquico.

• Todas las funciones que pueda asumir en orden a la protección y apoyo a las víctimas.

• El desempeño de aquellas jefaturas que en las relaciones de puestos de trabajo de la Oficina judicial estén asignadas a este cuerpo, en la forma y condiciones que en las mismas se establezcan.

¿Qué requisitos debes cumplir para opositar?

Una vez resueltas las dudas sobre cuáles son algunas de las labores que lleva a cabo un tramitador procesal, como aspirante necesitas saber qué requisitos debes cumplir para poder acceder a las pruebas selectivas. Y son los siguientes:

• Ser español o tener la nacionalidad española

• Debes tener más de 16 años y no haber alcanzado la edad de jubilación forzosa.

• Estar en posesión del título de Bachillerato o su equivalente. En el caso de títulos obtenidos en el extranjero debes estar  en posesión del credencial que acredite su homologación.

• Poseer capacidad funcional para el desempeño de las tareas del cuerpo al que aspiras.

• No haber sido condenado por delito doloso a penas privativas de libertad, a menos que se hubiera obtenido la cancelación de antecedentes penales o la  rehabilitación.

• No haber sido separado del servicio de alguna de las Administraciones Públicas ni hallarse en inhabilitación absoluta o especial para empleos o cargos públicos por resolución especial, ni comprendidos en causa de incapacidad o incompatibilidad establecida en disposiciones legales.

• No pertenecer al mismo Cuerpo a cuyas pruebas selectivas te presentes, salvo lo dispuesto en las convocatorias.

¿Cómo son las pruebas selectivas?

Como en muchos tipos de oposiciones para la Administración Pública existen dos formas de acceso a la convocatoria: por promoción interna y por elección libre. Las pruebas selectivas a las que tienes que hacer frente son diferentes según sea la forma de acceso a la que optes:

Promoción interna

Para acceder a esta convocatoria por promoción interna, debes pertenecer como funcionario de carrera al cuerpo de Auxilio Judicial, que es el inmediatamente inferior, y acreditar en el mismo una antigüedad de al menos dos años. También debes tener la titulación requerida para ser tramitador procesal. El acceso por promoción interna consta de una fase de oposición y otra de concurso:

La fase de oposición se compone de dos ejercicios obligatorios y eliminatorios:

1º ejercicio: Se trata de un test de 50 preguntas con cuatro respuestas alternativas de conocimientos teóricos-prácticos de las materias del programa. La duración de la prueba es de 60 minutos y las respuestas se califican de 0 a 100 puntos. En cuanto a la puntuación, es el Tribunal, a la vista del número y nivel de conocimientos de los aspirantes presentados, el que decide cuál es la puntuación mínima para superar esta prueba en cada ámbito territorial (no puede ser inferior a 50 puntos).

2º ejercicio: Consiste en reproducir en un ordenador un texto en Microsoft Word con los requerimientos de presentación que el Tribunal determine. La duración de este ejercicio es de 15 minutos y se puntúa entre cero y sesenta puntos. Y al igual que en el primer ejercicio, es el Tribunal el que decide la puntuación mínima para cada ámbito territorial. Esta nunca puede ser inferior a 30 puntos.

La fase de concurso

Sólo los aspirantes que hayan aprobado previamente la fase de oposición, podrán optar a ésta. Aquí se pasará a valorar diferentes méritos como: títulos y grados académicos, historial laboral, cursos de formación recibidos y acreditados o conocimiento de idiomas extranjeros entre otros.

Acceso libre 

La calificación de la oposición viene dada por la suma de las calificaciones obtenidas en estos dos ejercicios:

El primer ejercicio consta de dos pruebas; ambas obligatorias y eliminatorias, que tienen lugar en el mismo día y hora en todas las sedes de examen, en un único acto de examen.

1º Prueba: Consiste en  un cuestionario-test de 100 preguntas. Esta prueba tiene una duración de 75 minutos, y se califica de 0 a 100 puntos. Es el Tribunal el que decide cuál es la puntuación mínima para superar esta prueba en cada ámbito territorial, pero ésta nunca puede ser inferior a 50 puntos.

2º Prueba: Consiste en contestar 20 preguntas tipo-test referidas a un caso práctico que plantea el Tribunal. La duración de la prueba es de 30 minutos y se califica de 0 a 40 puntos. Para superar la prueba se precisa un mínimo de 20 puntos.

El segundo ejercicio consiste en reproducir en un ordenador un texto en Microsoft Word con los requerimientos de presentación que el Tribunal determine. La duración de este ejercicio es de 15 minutos y se puntúa entre 0 y 60 puntos. El Tribunal es el que decide cuál es el mínimo de puntuación exigido para superar el segundo ejercicio en cada ámbito territorial (que nunca puede ser inferior a 30 puntos).

Debes prestar especial atención a las bases comunes publicadas en el BOE. En este documento aparecen todos los aspectos básicos que debes saber de la oposición como: las tasas de exámenes, el número de plazas que se convocan o el plazo de solicitudes. Esto último es fundamental, porque para presentar tu solicitud sólo dispondrás de veinte días hábiles contados a partir del siguiente al de la publicación de la convocatoria.

¿Cuánto cobra un Tramitador Procesal?

Según los últimos datos de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) el sueldo de un tramitador procesal se compone por un sueldo base de 920,29€ al que hay que añadirle los trienios ,que son 46,01€,  y dos pagas extras anuales. Pero a la retribución de estos funcionarios de la Administración de Justicia hay que añadirles otras variables como: las guardias, el complemento según el ámbito territorial donde trabajes, y un complemento específico, que varía según el puesto. Por ejemplo no es lo mismo trabajar en la Audiencia Provincial que en un juzgado de Paz

Ahora que tienes presente lo anterior, es el momento de que consultes en la web del Ministerio de Justicia cuando son las próximas convocatorias y te prepares la oposición a Tramitación Procesal con ayuda de una academia especializada, la cual resolverá tus dudas y te ayudará a que pases las pruebas con total éxito.

 

EN AVANZA EN TU CARRERA TE AYUDAMOS  

En Avanza en tu Carrera tenemos más de 50.000 cursos para ti. Te orientamos y asesoramos para que elijas tu formación. Elige la opción que más te interese: Formación Profesional, Oposiciones, Grados, Postgrados y mucho más.