Principales oposiciones a la Seguridad Social

Adriana M.

31 de enero de 2019

¿Quieres un trabajo estable y con garantías? ¿Un sueldo fijo para toda la vida? Las oposiciones a la Seguridad Social pueden ser tu opción. Analiza los tipos de oposiciones que existen, sus requisitos y qué ofrecen cada una de ellas. ¡Infórmate, fórmate y aprueba!

Estudiar una oposición requiere un gran esfuerzo y dedicación por parte del opositor. No obstante, se puede ver recompensado consiguiendo un sueldo fijo y una estabilidad laboral si consigues la plaza. Hay muchos tipos de oposiciones y en este caso nos vamos a centrar en qué oposiciones a la Seguridad Social existen y cómo te puedes formar.

Hay mucha gente que piensa que las oposiciones a la Seguridad Social son sólo las relacionadas con el sector sanitario (enfermería, celadores, auxiliares, etc.). No obstante, hay una gran cantidad de especialidades dentro de ellas como: tareas administrativas, arquitectura, informática, relacionadas con el empleo (interventores, técnicos, gestión de la Seguridad Social, etc.).

Características del proceso de oposiciones A1 y A2 para la Seguridad Social

El proceso de selección para entrar a formar parte del cuerpo de funcionarios de la Seguridad Social es muy estricto. Por esta razón, los estudiantes que se presentan a concursar por estos puestos normalmente cuentan con una gran vocación que viene dada por su motivación laboral hacia el campo. En este sentido, es importante que te guste lo que estudies no solo para tener un éxito asegurado en los exámenes de las oposiciones, sino para disfrutar de tu trabajo el resto de tu vida.

Las oposiciones se dividen en clases que, a su vez, se subdividen. Para los grupos de opositores del nivel A1 y del nivel A2 se recomienda que la preparación del temario y del proceso de examen sea avalado y respaldado por profesionales que analicen bien los temas. Con este cometido nacen, precisamente, las academias o centros de formación específicos. En ellos, podrán ayudarte a conocer bien el tipo de examen al que te vas a enfrentar y las mejores técnicas que tienes para superarlo sin problemas.

El proceso de oposición normalmente suele consistir en 2 o 3 pruebas:

  • Teórica: Un examen tipo test o el desarrollo de un determinado tema o ambas cosas.
  • Práctica: Suele ser una exposición oral sobre un determinado tema del temario de la oposición o bien una específica sobre cómo actuar ante una determinada situación.
  • Específica: Raramente se da, pero puede haber procesos en los que se realice una prueba específica sobre los conocimientos exigidos.

Requisitos para presentarse a las oposiciones

Además, para poderte presentar a las oposiciones a la Seguridad Social tienes que haber cumplido la edad legal exigida en cada puesto de trabajo, que, salvo excepciones, suelen ser los 18 años. Además, se requiere un informe de salud, que determinará si tienes algún problema físico o mental, y un documento que acredite que no estás inhabilitado para ejercer cualquier cargo público.

Por otro lado, según el tipo de oposición elegida tendrás que cumplir una serie de requisitos específicos que normalmente están relacionados con la formación. Así, dependiendo del grado de especialización de la oposición, se puede pedir desde el título de graduado en la ESO o equivalente a una carrera o grado universitario. En algunas incluso, se valora la experiencia profesional relacionada.

Tipos de oposiciones a la Seguridad Social

Algunas de las oposiciones a la Seguridad que te puedes preparar son las siguientes:

  • Oposiciones a Grupo A1: Interventores de la Seguridad Social: Las salidas profesionales de este grupo de opositores son de gestión, estudio, análisis y propuestas de mejora en el ámbito de la Seguridad Social. Se requieren estudios universitarios o de escuela técnica que permitan llevar el control financiero y manejar los recursos de la Seguridad Social. La retribución si accedes a una plaza es de 42.000 a 45.000 euros brutos anuales.
  • Oposiciones a Grupo A1: Técnicos de la Seguridad Social: Este grupo debe contar con un título de licenciado, graduado, ingeniero o equivalente para poder opositar. El trabajo del puesto resultante tras la posesión de la plaza tendrá lugar en la dirección, la coordinación, el estudio o la gestión de propuestas de las prestaciones con las que cuenta la Seguridad Social. La retribución de entrada para este tipo de funcionarios oscila entre los 38.000 y 40.000 euros brutos anuales.
  • Oposiciones a Grupo A2: Subinspectores Laborales (Escala de Empleo y Seguridad Social): Para estas oposiciones, necesitas un título de grado, una diplomatura, una ingeniería o equivalente. El puesto de trabajo tendrá que ver con las funciones inspectoras de apoyo, que ayuden a gestionar y colaborar con los inspectores de trabajo y con los propios de la Seguridad Social. Además, pueden realizarse funciones de asesoramiento para empresarios o trabajadores que desconocen sus obligaciones. La retribución de estos funcionarios oscila entre los 28.000 y los 30.000 euros brutos anuales.
  • Oposiciones a Grupo A2: Gestión de la Seguridad Social: Si eres graduado, diplomado, ingeniero o equivalente, puedes opositar para el cuerpo de gestión administrativa. Estos funcionarios se encargan de desarrollar tareas de gestión y de colaboración con otras administraciones de nivel superior, bajo las órdenes de la dirección y la coordinación de técnicos funcionarios. Su salario oscila entre los 24.000 y los 28.000 euros brutos anuales.

Si estás interesado en estudiar una oposición a la Seguridad Social, no lo dudes: ¡Infórmate y comienza cuanto antes tu formación! ¡Es duro pero con esfuerzo y dedicación se puede conseguir!

EN AVANZA EN TU CARRERA TE AYUDAMOS  

En Avanza en tu Carrera tenemos más de 50.000 cursos para ti. Te orientamos y asesoramos para que elijas tu formación. Elige la opción que más te interese: Formación Profesional, Oposiciones, Grados, Postgrados y mucho más.