Entrevistas en otro idioma

Mayte Guillen

17 de febrero de 2014

El conocimiento de otros idiomas es un requisito cada vez más importante en el entorno profesional actual y, por lo tanto, también en los procesos de selección. Más de la tercera parte de la oferta de empleo cualificado pide como requisito imprescindible el conocimiento de idiomas extranjeros, principalmente de inglés.

Entrevistas en otro idioma
Foto: Entrevistas en otro idioma

Dicen que en el país de los ciegos el tuerto es el rey. Si aplicamos esta idea a la realidad de España, podemos afirmar que si cuentas con un buen nivel en otros idiomas tendrás más posibilidades de conseguir un empleo cualificado.

El nivel de idiomas es uno de los puntos en los que más se miente en el Currículum Vitae. Por eso, muchas personas que son preseleccionadas para un puesto fracasan estrepitosamente al llegar a la entrevista.

El problema está en que confunden “defenderse” en inglés, francés, alemán… con “saber comunicarse” en esos idiomas, y cuando tienen que pasar una entrevista de trabajo en esos idiomas dejan en evidencia sus fallos o falta de conocimientos y, como resultado, son apartados del proceso de selección.

Consejos prácticos para saber si el idioma te la puede jugar

Antes de prepararse para la entrevista, conviene asegurarse de la valoración que recibe el nivel de idiomas en ese proceso de selección y de la importancia que tiene para el desempeño de las funciones propias del puesto vacante.

En segundo lugar, debes realizar una sincera autoevaluación de sus capacidades y fluidez en la lengua extranjera, para certificar que, en efecto, posees el nivel de idiomas que has establecido en tu currículum vitae.

Una vez evaluada tu soltura en el idioma en que serás entrevistado, tienes que trabajar los puntos débiles y practicar simulando entrevistas.

Prepara por escrito respuestas claras y concisas a las preguntas habituales de toda entrevista de trabajo. Léelas en voz alta e improvisa otros detalles, es un buen ejercicio para ganar soltura y naturalidad.

Memorizar respuestas no es aconsejable, porque los nervios ante una pregunta inesperada podrían bloquearte y jugarte una mala pasada. Ensaya también en voz alta a hablar sobre tus intereses profesionales, tus aficiones y por qué te sientes preparado para ocupar ese puesto.

Si después de mucho practicar frente al espejo o con la ayuda de otra persona, te encuentras nervioso y poco preparado para afrontar la entrevista, es preferible que le comentes a tu entrevistador cualquier posible fallo que pueda surgir, tanto de pronunciación como de vocabulario y conjugación, sin olvidar destacar los puntos fuertes: comprensión lectora, escritura, dominio de otros idiomas, etc.

El entrevistador te agradecerá la sinceridad y valorará el esfuerzo que realizas como una prueba de tu interés en obtener el puesto.

Practica tu entrevista en inglés con Charles Porter en nuestro canal de vídeo AvanzaTV.