Organizar la búsqueda de empleo

Mayte Guillen

17 de enero de 2017

Llevar un control estricto de todos tus pasos en la búsqueda de empleo te permite enmendar fallos en el futuro y perfeccionar alguna de tus acciones. Por ello, debes preparar una agenda donde registres todas las acciones que vas a realizar. Esto te permitirá controlar todo lo que has hecho y lo que te falta por hacer.

La agenda y la planificación

Un error muy frecuente en la búsqueda de empleo es lanzarse a una campaña apresurada, sin orden ni concierto. Y es que, como en todas las facetas de la vida, la aventura de encontrar trabajo requiere también de un cierto orden y planificación.

En primer lugar, lo más indicado es que realices una selección previa del tipo de empresas y actividades en las que, por cualidades, formación y gustos prefieres trabajar. Para ello debes informarte de cuáles son esas compañías, su situación en el mercado, sus productos y servicios más destacados. Puedes conseguir esta información bien a través de directorios y revistas especializadas o por medio de las propias empresas, ya sea consultando sus propias webs corporativas o solicitando directamente la información.

Una vez que hayas seleccionado tus objetivos debes llevar un control estricto de todas tus acciones  (cuántos currículums envías y a qué empresas, en qué fechas y qué les cuentas en la carta de presentación en cada uno de los casos).

Corregir los fallos

No olvides que la búsqueda de empleo puede convertirse en un esfuerzo de largo recorrido, y que un buen orden te permitirá ir reconociendo los fallos cometidos y corregirlos en el futuro. En este sentido, debes recordar aquella frase que decía que fracasar no es sino la posibilidad de comenzar de nuevo con más inteligencia.

Prepara una agenda (en papel u online como prefieras) donde registres todas las acciones que se han hecho y las que te faltan por hacer. El sistema de control debe incluir fichas donde se registren todos los contactos realizados, las cartas de agradecimiento enviadas y las fechas de las mismas.

Con este orden en la planificación ganarás no sólo en tranquilidad sino también en posibilidades. Evitarás quedarte en blanco o dubitativo si, por ejemplo, recibes una llamada de una empresa a la que has enviado tu currículum varios meses antes y no recuerdas qué puesto ofrecían o sus condiciones. Esto, por supuesto, no dará un buena imagen de ti ante el seleccionador y puede que te haga perder una oportunidad.

Control de procesos de selección

El sistema de control puede adoptar diversas formas. Puede ser útil complementar la agenda con fichas de control donde registres todos los contactos realizados. Para ello, debes tener en cuenta ciertos datos:

Nombre, dirección de las empresas y fecha en la que has contactado.
Puesto solicitado o puesto por el que optas, señalando qué requisitos exigidos en el puesto cumplimos y cuáles no.
Vía de contacto: oferta en portal de internet, recomendación a través de un tercero, información propia, prensa…
Forma de contacto: carta de presentación, currículum, teléfono, presencial…
Respuestas obtenidas: negativas / positivas y fecha de las mismas.
Entrevistas realizadas: informe de la entrevista, entrevistador, fecha y lugar.
Agradecimientos y fecha de los mismos: vía teléfono para los casos en que no se ha obtenido ninguna respuesta, vía carta si se ha realizado la entrevista.

ficha de control

Te puede interesar

Contenido relacionado

EN AVANZA EN TU CARRERA TE AYUDAMOS  

En Avanza en tu Carrera tenemos más de 50.000 cursos para ti. Te orientamos y asesoramos para que elijas tu formación. Elige la opción que más te interese: Formación Profesional, Oposiciones, Grados, Postgrados y mucho más.