Referencias profesionales

Mayte Guillen

17 de febrero de 2014

Que tus antiguos jefes, profesores, compañeros o clientes hablen bien de ti a los posibles contratadores es casi una garantía de éxito. Por ello, para mejorar nuestras posibilidades de encontrar un buen trabajo es importante elegir bien a las personas que van a dar referencia de nuestra profesionalidad... No vale cualquiera.

Cuidado al elegir

La elección de las referencias profesionales que avalen tu candidatura debe ser extremadamente cuidadosa. Puede que esa máxima que afirma la importancia de que hablen de uno, aunque sea mal, funcione en determinados ámbitos, pero lo cierto es que en materia de búsqueda de empleo lo que interesa, sin duda, es que las referencias tanto profesionales como personales sean buenas.

Contacta con los referentes

Una vez que has seleccionado a las personas que quieres que te recomienden, ponte en contacto con ellos y hazles llegar tu currículum, háblales del tipo de puesto que buscas, facilítales la lista de las empresas a las que vas a acudir y remíteles cualquier otra información que pueda resultarles de utilidad. Y, por supuesto, no debes olvidarte de repasar con esas personas su experiencia conjunta de trabajo: el puesto que ocupó, sus responsabilidades, la época en que se produjo esa relación laboral, etcétera.

Sé agradecido…

Pase lo que pase, no debes olvidarte de esas personas. Muéstrate agradecido con ellas tanto si has conseguido en puesto como si no. Contacta lo antes posible con ellos, una vez que hayas aceptado un nuevo puesto o rechazado una oferta en la que te prestaron su ayuda.

De tres a seis referentes

En cuanto al número de referentes, lo ideal es elegir de tres a seis personas con las que hayas trabajado durante un periodo de tiempo significativo. En este sentido, es importante apelar a jefes con los que hayas mantenido un contacto regular, es decir, personas que puedan informar realmente sobre tu rendimiento en el trabajo. Igualmente, puedes incorporar a la lista de referencias a compañeros de trabajo e incluso a clientes, si bien en este asunto debes ser extremadamente cuidadoso.

Si estás buscando tu primer empleo y no tienes experiencia laboral, tendrás que buscar como respaldo a tu candidatura referencias procedentes de su experiencia académica: profesores, compañeros de carrera, etcétera. Tales referencias son especialmente importantes cuando se halla uno a punto de terminar o ha acabado recientemente sus estudios.

Te puede interesar

Contenido relacionado

EN AVANZA EN TU CARRERA TE AYUDAMOS  

En Avanza en tu Carrera tenemos más de 50.000 cursos para ti. Te orientamos y asesoramos para que elijas tu formación. Elige la opción que más te interese: Formación Profesional, Oposiciones, Grados, Postgrados y mucho más.