Cómo financiar los estudios de postgrado

Mayte Guillen

17 de febrero de 2014

Cursar un postgrado no sale barato, supone un esfuerzo en tiempo y dinero para cualquier estudiante. Pero existen alternativas para poder financiar los estudios y que su precio no suponga un gasto imposible de afrontar. Centros, fundaciones y otras instituciones ofrecen becas y créditos destinados especialmente a la formación de postgrado.

Cómo financiar los estudios de postgrado

Para tener una idea clara de los gastos que puede ocasionar realizar un postgrado no sólo hay que tener en cuenta el precio de la matrícula, sino también todos los gastos que puede ocasionar el proceso de admisión, el material de trabajo, el transporte hasta el centro, el alojamiento, la comida …

El contenido y la metodología del curso también influyen en su precio y, cuanto más práctico es el programa más caro suele costar.

Ayudas que ofrecen los centros

Por lo general, los centros de postgrado de mayor prestigio suelen tener precios más elevados. La parte positiva es que muchos de estos centros ofrecen ayudas a los candidatos con mejor currículo o a los que han recibido una puntuación más alta en el proceso de selección.

Por ejemplo, en ESCP Europe Business School cuentan con becas de 2.000 euros por cada uno de los másters especializados del campus de Madrid, y tienen un programa específico de becas para cursar MBA dirigido a mujeres directivas, pymes, profesionales de ONG, etc. También mantienen acuerdos con entidades bancarias para facilitar la matrícula de otros programas.

El  Centro Internacional de Formación Financiera, a través de la Fundación CIFF, ofrece ayudas al estudio en forma de descuento en función de la experiencia académica y profesional de los candidatos. Estas ayudas suelen rondar el 20% de descuento en función del perfil del candidato. Además, cuentan con financiación bancaria especial.

Los estudiantes matriculados en algún curso de postgrado propio de la Universitat de València en ADEIT pueden optar a la concesión de las ayudas económicas que cada año ofrece la Universitat. El objetivo de estas ayudas es cubrir un porcentaje de la matrícula.

Les Roches Marbella ofrece becas para reducir un 30 por ciento sobre las tasas académicas del Postgrado en Dirección de Hotel.

La Universidad Pontificia de Comillas ICAI – ICADE ofrece un programa de becas para cursar masters oficiales, también convoca ayudas pre-doctorales, ayudas para la formación de profesores universitarios y para el Máster en Filosofía de la Fundación Loyola.

La Universidad Internacional Menéndez Pelayo cuenta tradicionalmente con una oferta de becas para los cursos de verano y está elaborando, por primera vez, una convocatoria de ayudas de matrículas para sus estudios de postgrado para los mejores expedientes.

Además de programas financiados al 100% sin intereses, en NEXT International Business School también ofrecen distintas ayudas al estudio: para desempleados, para alumnos con proyección internacional, a la excelencia académica… que cubren entre el 30% y el 100% del valor del programa.

La Cámara de Comercio de Bilbao cuenta desde hace algunos años con el “Plan Impulsa” dirigido a jóvenes o profesionales en paro,  profesionales en activo, antiguos alumnos… que les ofrece una serie de condiciones económicas y de complementos formativos o de coaching.

En EOI Escuela de Organización Industrial se ofrecen becas para titulados universitarios con buen rendimiento académico. La cuantía de estas becas asciende hasta un 30% de la tasa de matrícula en el programa. También se convocan becas para el Máster en Gestión de Calidad y Excelencia Empresarial, y el Programa Superior en Big Data & Business Analytics. Además,  mantienen acuerdos con varias entidades bancarias.

CISDET propone diferentes descuentos según la modalidad y momento del pago. Además de becas para diferentes programas.

Y en INESEM Business School  la formación está financiada al 100% sin intereses.

Otras ayudas

Por otro lado, algunas fundaciones también ofrecen a los estudiantes de postgrado programas de becas en el extranjero para ciertas áreas de estudio y/o investigación. Asimismo, los gobiernos autonómicos, a través de sus Consejerías de Educación, cuentan con ayudas para realizar postgrados en su territorio.

Las becas y ayudas que se convocan cubren diferentes conceptos. Algunas becas se destinan a financiar el precio del programa (total o parcialmente), otras sirven para pagar los gastos de viaje y estancia o el material de estudio. En algunos casos se trata de una determinada cantidad de dinero que el estudiante puede emplear como quiera.

Becas para Máster y Doctorados oficiales

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ofrece ayudas para cursar estos estudios dentro de la convocatoria de becas de carácter general y de movilidad dirigidas a alumnado universitario, además de ayudas extras para estudiantes desempleados. La cuantía de la beca es diferente según las necesidades de cada alumno. Además del precio de la matrícula, los estudiantes con rentas más bajas pueden percibir ayudas para pagar los desplazamientos, el material de estudio o el lugar donde va a residir. Entre los requisitos a cumplir, se tiene en cuenta el nivel de renta familiar y el expediente académico del alumno. Para obtener alguna de las becas es imprescindible también estar matriculado, al menos, de 60 créditos y acreditar una nota media de 6 puntos en el expediente académico.

Créditos bancarios

Aunque en estos momentos no resulta tan fácil conseguir un crédito como lo era hace unos años, todavía hay entidades bancarias que ofrecen préstamos especiales para financiar los estudios de postgrados. Suelen exigir que los estudiantes tengan más de 18 años y una prueba de que están matriculados en ese curso. También una nómina o cuenta bancaria del avalador (por lo general, los padres), su declaración de la renta y, en algunos casos, una declaración de bienes.

Algunos de estos préstamos permiten que el estudiante no pague nada o que solo tenga que abonar los intereses durante el tiempo que dura el curso, y que realicen el pago principal una vez que hayan terminado o cuando encuentren trabajo. Este periodo de tiempo en el que se retarda el pago del préstamo es lo que se llama periodo de carencia. La mayoría de las entidades conceden entre tres y cuatro años al estudiante para que inicie la devolución de su préstamo, aunque en algunas ofertas el periodo de carencia llega a los diez años.