¿Cuáles son los mejores países para estudiar un máster?

Sandra Monsálvez

22 de enero de 2018

Te presentamos los mejores países para estudiar un Máster catalogados en función del prestigio de sus estudios, así como de las salidas laborales que te ofrecerá en un futuro próximo. Todo lo que necesitas saber para darle un impulso a tu futuro. ¡No te lo pierdas!

¿Cuáles son los mejores países para estudiar un máster?
Foto: Cuáles son los mejores países para estudiar un máster

Actualmente en nuestro país, realizar un máster es bastante caro y no accesible a todos los bolsillos. Esto se debe a que las tasas han aumentado y se han reducido las becas. Por lo tanto, cada vez son más los estudiantes que deciden salir fuera de nuestras fronteras y especializarse en el extranjero. Además, dicha experiencia les reporta una oferta laboral mucho más amplia.

El Observatorio del Sistema Universitario afirma en su estudio sobre “Precios y tasas en las universidades públicas en España, curso 2016/17”  que los precios de los másteres públicos (también llamados habilitantes) en España superan los 2.000 euros en algunas Comunidades Autónomas. Por su parte, los másteres no habilitantes (privados) tienen precios más altos y dispares, que soliendo superar los 3.000 euros en algunas autonomías.

Estas cifran contrastan con la mayoría de países de nuestro entorno europeo en los que el precio de un máster no supera los 1.300 euros. Tan sólo nos superan coste Irlanda, Chipre, Eslovenia o Lituania, dónde los másteres son mucho más caros.

Destinos preferidos de los españoles

Los estudiantes españoles, al igual que los europeos, se interesan por destinos donde estudiar un máster que cuenten con expectativas de empleo y cuyos planes de estudio sean prestigiosos. En este sentido, cabe resaltar que las universidades norteamericanas, suizas, suecas o inglesas tienen mucha afluencia de alumnos extranjeros. Inglaterra, Estados Unidos y Australia lideran el ranking.

Para quienes se preguntan cuáles son los mejores países para estudiar es preciso valorar ciertas características que exponemos a continuación:

  • Valoración del destino

Los estudiantes tienen que elegir el nivel de vida del destino. De este modo, Estados Unidos, Australia o Reino Unido lideran las clasificaciones como los países más caros para el estudiante.

No obstante, a la hora de elegir un país extranjero donde estudiar un máster siempre es bueno valorar el método de pago de cada sistema educativo y las propuestas o fórmulas de préstamo para los estudiantes.

  • Tasas gratuitas

Hay países cuyas tasas son gratuitas como Suecia, Dinamarca, Noruega, Austria, Estonia y Finlandia.

Por ejemplo, Alemania se ha convertido en todo un referente, ya que las universidades públicas disponen de programas gratuitos, aunque haya algunos programas como los MBA que tienen tasas establecidas por cada centro. Aunque se paguen las tasas, todo estudiante debe abonar un importe administrativo de entre 150 a 250 euros semestre.

  • La importancia de la Investigación

En Alemania, la oferta de másteres es muy amplia en todas las áreas y además hay un gran número de oportunidades en investigación. Se facilita la carrera a jóvenes investigadores, que se orienta a proyectos de investigación debido a que es más fácil conseguir ayudas. Cada vez son más los investigadores españoles que responden a esta llamada.

  • Salidas laborales

Es importante valorar la salida laboral de cara a un futuro porque así determinará la elección del país en cuestión. Por ejemplo, si elegimos el sector de la fisioterapia debemos tener en cuenta que los estudiantes eligen Francia para especializarse allí y aprovechar las oportunidades laborales que este país ofrece. 

Francia se ha posicionado como uno de los destinos preferidos por los españoles, tanto para hacer un máster como realizar un curso Erasmus. Las universidades públicas son más accesibles mientras que las Grandes Écoles podrían estar en los 10.000 euros.

Como se puede ver, decir cuáles son los mejores países para estudiar no es tarea fácil ya que depende de diferentes factores. El principal es: el objetivo que persigue el estudiante. Así, si se busca prestigio unos destinos serán más convenientes y si se busca economizar, éstos serán diferentes.

La clave está en combinarlos y tener en cuenta que no por el hecho de ser barato tiene poco prestigio ni que porque sea caro se nos garantiza el éxito.