Dudas que te surgen antes de opositar

Livia Arroyo

23 de noviembre de 2021

Tener un puesto de trabajo fijo es una de las aspiraciones más deseadas por muchas personas. A este tipo de puestos se puede acceder siendo autónomo o profesional. También como trabajador por cuenta ajena en una empresa privada. Pero estas dos opciones no son seguras al 100%. Siempre existe el riesgo de que tu negocio pueda quebrar o de que la empresa te despida. Solo los puestos de trabajo en la Administración son fijos. Por eso muchas personas se plantean estudiar una oposición. Pero antes de opositar conviene que te hagas algunas preguntas y que resuelvas algunas dudas.

Dudas que te surgen antes de opositar

Lo que debes saber antes de opositar

Poder tener un empleo fijo sin riesgo de despido responde a una de las necesidades más comunes en buena parte de la población. La seguridad económica. De ella se derivan la tranquilidad de saber que pueden pagarse los gastos. Siempre que se haga una buena gestión de la economía familiar.

Los únicos empleos completamente fijos son los asociados a las administraciones. Ya sean de carácter nacional, autonómico o local o estén vinculados a instituciones públicas como universidades. Pero para poder ejercer uno de estos empleos no basta con un buen currículum. A ellos solo se accede mediante una oposición.

Pero antes de opositar debes saber que es una actividad que exige mucho esfuerzo y sacrificio. Da igual si se trata de oposiciones del Grupo C, del Grupo B o del Grupo A. Aunque su nivel de dificultad varíe y se requieran diferentes niveles de estudio, todas ellas absorberán cualquier otra actividad de tu vida.

¿Cómo elegir la oposición que más me conviene?

Solo la aspiración de un trabajo fijo no será suficiente para que afrontes el reto. Antes de opositar debes elegir cuidadosamente la oposición que más se ajusta a tu perfil.

Debes considerar dónde vas a trabajar y cuáles serán tus tareas. Si el perfil de la plaza no se ajusta a tu vocación, te condenas a años ejerciendo una profesión que no te gusta. En este sentido, consulta también las otras condiciones del puesto, como horarios, vacaciones, obligaciones de traslados, etc.

Cosas a tener en cuenta antes de opositar

La gran pregunta: ¿seré capaz de memorizar tantos contenidos?

Nadie como uno mismo puede responder a esta pregunta. Sin embargo, con la preparación y el tiempo adecuados, prácticamente todo el mundo puede afrontar el temario de unas oposiciones.

Si llevas mucho tiempo sin estudiar, es posible que te cueste más trabajo. Pero con constancia y esfuerzo poco a poco lo conseguirás. Prepárate un buen planning para estudiar las oposiciones.

Para poder memorizar los temas de una oposición lo mejor es que esté relacionada con los estudios que has realizado. O que esté vinculada a tus preferencias y habilidades personales. De este modo, tendrás una motivación añadida a la de un puesto fijo.

¿Opositar de forma independiente o con apoyo?

Una vez que hayas conseguido el temario que debes estudiar, debes hacerte una pregunta fundamental: ¿solo o con ayuda?

En general, la mayor parte de opositores se decantan por no estudiar solos. En este sentido, antes de opositar tienes dos opciones: acudir a una academia o tener un preparador personal. Con cualquiera de las dos tendrás apoyo para la preparación de los temas e información detallada sobre cómo será el examen. Además, podrás practicar con expertos que te ayudarán a corregir tus errores.

Para algunas oposiciones, sobre todo para las del Grupo A, lo mejor es un preparador personal.