Oposiciones al grupo A: claves para dar el salto

Livia Arroyo

13 de abril de 2021

Una de las mejores estrategias para optar a un puesto de trabajo de carácter indefinido es opositar. Las oposiciones se clasifican atendiendo a una escala. En la primera posición se encuentran las del grupo A. Dan acceso a los puestos más altos de la Administración del Estado. Pero por eso mismo son las más complicadas y las que requieren mayor exigencia. Sigue leyendo para tener toda la información sobre estas oposiciones y cómo organizarte para prepararlas.

Oposiciones al grupo A: claves para dar el salto

Oposiciones del grupo A: todas las claves

Se trata de las oposiciones más exigentes de toda la escala de funcionarios públicos, tanto del Estado como de las comunidades autónomas, ayuntamientos y universidades. Agrupan un gran número de plazas de carácter técnico relacionadas con informática, ingeniería o el ámbito científico. Se dividen en dos tipos, dependiendo del puesto al que dan acceso:

  • Gupo A1: Es la categoría más alta. Incluye los puestos de juez, fiscal, notario, registrador de la propiedad, inspector de trabajo o Hacienda y arquitectos.
  • Grupo A2: Está en un nivel ligeramente inferior al grupo anterior. Permite acceder a puestos como técnico de Hacienda, de auditoría y contabilidad o gestión de la Seguridad Social.

Los requisitos generales del grupo A incluyen el título de Grado, ser mayor de 16 años, ciudadanía española o europea y no haber sido separado de la función pública. Cada oposición tiene también otros requisitos específicos que dependen de la convocatoria.

Las pruebas de acceso abarcan un temario muy amplio y nunca incorporan exámenes de tipo test. En general, suelen constar de varios ejercicios sobre temas extraídos al azar. Incluyen tanto pruebas escritas como orales, desarrolladas frente a un tribunal. También exámenes de carácter práctico en los que debe resolverse un problema concreto. La duración de todo el proceso suele ser de varios meses.

Oposiciones del grupo A: todas las claves

Afronta estas oposiciones con éxito

Lo primero que debes saber si quieres presentarte a una oposiciones del grupo A es que requieren mucho tiempo. Prepararlas va a exigir de ti un esfuerzo continuado durante varios años. Tendrás que organizarte.

Lo primero que debes hacer es conseguir un temario. Para este tipo de oposiciones suelen existir libros específicos. Por lo menos para algunas de sus partes, como la relacionada con la legislación. Sobre ellos deberás construir tus propios temas. Es decir, deberás modificar los contenidos de ese libro con otros que encuentres en publicaciones especializadas. Deberás también mantenerte al día de las novedades de tu sector, especialmente en lo que toca a normativa.

Al tratarse de las oposiciones más complejas, lo mejor es que tengas un preparador personal o que acudas a una academia. Te guiará en la confección de tu temario y te dará las claves que mejor se adapten a tu convocatoria y formación para que saques lo mejor de ti. Y será un gran apoyo.

Insiste sobre todo en la prueba oral. Acostúmbrate a «cantar» los temas. Con el tiempo notarás que cada vez lo haces mejor.

¿Y si no apruebo, qué hago?

Es muy normal no aprobar estas oposiciones a la primera. No te desanimes. Si te ocurre, debes saber que tienes más oportunidades. No solo presentarte a la siguiente convocatoria. Con el grado de exigencia tan alto de estas oposiciones lo tendrás muy fácil para preparar otras de nivel inferior. Este puede ser también tu recurso. Desde estas plazas podrás optar a puestos del grupo A a través de promoción interna. En cualquier caso, no te rindas.