Fisioterapeuta

Rocío Galán

25 de enero de 2017

La figura del fisioterapeuta es cada vez más demandada y valorada tanto dentro como fuera de España. Además, cuenta con un gran número de especializaciones, por lo que si decides dedicarte a esta profesión, puedes dirigir tu carrera hacia el área de trabajo que más te interese.

Fisioterapeuta
Foto: Fisioterapeuta

¿QUÉ HACE UN FISIOTERAPEUTA?

Es el profesional que, mediante ejercicios y técnicas terapéuticas, se encarga de preservar, mejorar o ayudar a recuperar el movimiento y las funciones físicas de las personas. Para llevar a cabo su trabajo, el fisioterapeuta también hace uso del calor, el frío, la electricidad, la luz o el agua. Se trata por tanto de un tratamiento terapéutico no farmacológico en el que el trabajo manual es la base de la terapia. Como fisioterapeuta, tu principal objetivo será, en función de las características y problemática del paciente, conseguir la máxima funcionalidad del mismo.

El trabajo del fisioterapeuta se puede enfocar desde tres puntos de vista, dependiendo la forma de ejercer la profesión:

1. Función asistencial: es el trabajo que realiza el fisioterapeuta con sus pacientes, es decir, el orientado a mantener o recuperar la salud de los mismos. En este aspecto, el fisioterapeuta debe evaluar y examinar al paciente para poder establecer un diagnóstico y decidir qué tipo de tratamiento va a hacerle, así como el tiempo estimado del mismo. En este campo entran por ejemplo los ejercicios terapéuticos, los estiramientos, la manipulación vertebral, la hidroterapia, etc.

2. Investigación y docencia: como en casi todas las profesiones, hay un porcentaje de fisioterapeutas que se dedican a transmitir los conocimientos sobre la profesión a los futuros fisios, y a participar en las investigaciones relativas a la fisioterapia para contribuir así a un avance en el campo y un mayor conocimiento.

3. Gestión: todo centro en el que se desarrolle la fisioterapia necesita una gestión especializada. Hay fisioterapeutas que también se ocupan de gestionar los centros donde trabajan, sobre todo si se trata de un negocio propio.

Además, cada vez son más las especialidades que se generan en torno a la figura del fisioterapeuta, desde fisioterapia pediátrica o ginecológica, hasta fisioterapia veterinaria. En total, puedes elegir entre más de 30 especialidades.

Como puedes ver, las técnicas para el tratamiento de los pacientes son múltiples, así como las áreas de trabajo y las especialidades, por lo que el abanico de posibilidades laborales aumenta considerablemente. Debes saber también que existen Colegios Profesionales que velan por los intereses de la profesión.

¿CÓMO PUEDES FORMARTE?

Se trata de una profesión regulada en España, pues debido a que se ocupa de la salud de las personas, se deben establecer unos requisitos y conocimientos que garanticen la buena práctica de la profesión.

Según la  Ley 44/2003 (Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias) la habilitación para ejercer como fisioterapeuta se obtiene a través del Grado en Fisioterapia. Por lo que si quieres dedicarte a esta profesión debes obligatoriamente estudiar este grado oficial. También puedes decantarte por un doble grado, que ampliará tus oportunidades profesionales y campos de trabajo. En el caso de la fisioterapia, puedes elegir por ejemplo el Doble Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte + Fisioterapia, Doble Grado en Podología + Fisioterapia, Doble Grado en Enfermería + Fisioterapia o el Doble Grado en Terapia Ocupacional + Fisioterapia.

Sin embargo, las especialidades no se encuentran igualmente reguladas, aunque puedes acceder a ellas a través de diversos Estudios de Postgrado.

Además, para completar tu formación y enriquecer tus conocimientos, tienes varios Cursos sobre Fisioterapia que puedes elegir en función de la temática, el precio o la duración de los mismos.

RELACIÓN CON OTROS PROFESIONALES

El fisioterapeuta puede trabajar de forma independiente, aunque también es frecuente que lo haga en colaboración con otros profesionales, que también se encargan de velar por la salud de las personas. Algunos de los casos son los siguientes:

• Psiquiatría: para ayudar a tratar por ejemplo la ansiedad.

• Neurología: en casos de ciática, hernia de disco, parkinson, etc.

• Rehabilitaciones: para la recuperación en caso de accidentes, lesiones, enfermedades, etc.

• Pediatría: por ejemplo en casos de parálisis cerebral infantil.

 Traumatología: esguinces, roturas, etc.

Ginecología: reeducación pre y post parto.

 Reumatología: artrosis, artritis, osteoporosis, etc.