¿Bachillerato o Formación profesional? Pros y contras de cada camino después de la ESO

Lourdes Rodriguez

4 de enero de 2018

La elección entre seguir la formación con Bachillerato o por la vía de la FP suele traer dolores de cabeza a muchos estudiantes y a sus respectivas familias. Ante todo, debes tener claro que no existe una opción mejor que otra: ambas tienen sus puntos fuertes y sus puntos débiles, y conocerlos puede ayudarte a tomar una decisión más acertada.

Si estás en este momento terminando tus estudios de ESO, es el momento adecuado para plantearte cuál debe ser tu siguiente paso. Si ya has decidido estudiar, ¿qué rumbo vas a tomar? Tienes varias opciones, entre ellas estudiar Bachillerato o Formación Profesional. Para elegir una u otra, te contamos lo que te aportará cada camino.

Formación Profesional: práctica, específica y enfocada al mundo laboral

Los estudios de Formación Profesional, cuya duración es de dos años, están orientados a las necesidades del mundo laboral. Se trata de una rama más práctica y mucho más específica que el Bachillerato, aunque consta también, por supuesto, de una formación teórica.

Pros de estudiar Formación Profesional

Como ventajas principales de que estudies FP, destaca:

  • Alta especialización en una rama de estudios concreta, de hecho al titularte serás Técnico Medio o Superior en la rama de especialización de estudio.
  • Inserción laboral vía prácticas que te da la oportunidad de enfrentarte al mundo laboral.
  • Facilidad de incorporación profesional con perspectivas de futuro pues contarás ya con una experiencia previa desarrollando las prácticas y ya te habrás enfrentado al mundo laboral. A su vez, podrás ver con esa experiencia si realmente te gusta esa profesión o no te ves ejerciendo a medio plazo.
  • Posibilidad de acceder a la universidad.

Contras de estudiar Formación Profesional

En el aspecto negativo, destacamos de la FP:

  • Estudios muy específicos. Si no te gusta la rama que estás cursando, será difícil que te motiven las asignaturas con las que te puedes encontrar.
  • Prácticas obligatorias. Quizá como alumno no es de tu agrado ejercer las prácticas en un centro de trabajo porque no lo consideras una prioridad.
  • Acceso a la universidad directo, pero más “difícil”. Si bien teniendo un título de Grado Superior puedes acceder a cualquier carrera de ese ámbito, la nota que tengas en el ciclo formativo será sobre 10 y no sobre 14. En el caso que quieras estudiar una carrera con una nota de corte por ejemplo de 11,5, tendrías que estudiar por tu cuenta las pruebas de acceso a la universidad (PAU).

La vía de la FP te ofrecería el título de técnico, lo que te abriría la puerta a la inserción laboral en la profesión correspondiente de acuerdo con una oferta de ciclos formativos muy variada.

Además, la FP no significa necesariamente dejar de formarse. La oferta de ciclos superiores es igualmente amplia y, con ellos, las puertas hacia la universidad están abiertas por vías alternativas. Es decir, decantarte hacia la Formación Profesional es la opción ideal si tienes claro el ámbito de especialización que más te atrae, sin centrarte en una educación más alineada con la Educación Secundaria Obligatoria, a la vez que te permite seguir formándote a nivel universitario.

El bachillerato en cambio se divide en módulos más específicos, que a la vez dejan de ser especializaciones como tales: Ciencias de la naturaleza y de la Salud, Humanístico y Ciencias Sociales, Artes y por último, Tecnológico. Ahora que has visto los tipos de Bachillerato, descubre qué ventajas, desventajas o características engloban este tipo de estudios.

Bachillerato, el camino después de la ESO

Algunas de las ventajas principales del Bachillerato son su preparación específica para las carreras universitarias o Grados Superiores. Los estudios de Bachillerato están enfocados a la formación para un grupo de estudiantes muy variado. El perfil del estudiante que está interesado en estudiar Bachillerato, podemos resumírtelo en:

  • Si quieres estudiar una carrera universitaria. En ese caso, el Bachillerato es una de las mejores alternativas, no necesariamente porque sea mejor que la Formación Profesional, sino porque el plan de estudios está enfocado en la enseñanza de las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) en el último año de estudios.
  • Si no tienes claro aún qué quieres estudiar. El Bachillerato es también un rincón donde como estudiante podrás reflexionar qué estudiar durante dos años. La FP en cambio te enfoca de manera específica lo que quieres estudiar.
  • Si quieres estudiar un Grado Superior. A su vez, el Bachillerato también te plantea ventajas en cuanto al acceso directo a un Grado Superior, pues tras la finalización del bachillerato podrás acceder directamente a esos estudios.

Estos son algunos, y no todos de los principales beneficios que tendrás al estudiar Bachillerato en detrimento de otro tipo de estudios.

Pros de estudiar Bachillerato

Podemos englobarte las principales ventajas de estudiar Bachillerato en:

  • Más facilidad de acceder directamente a la universidad. Como os hemos explicado antes y desarrollaremos más adelante, el acceso a la universidad por parte del Bachillerato es más directo que no vía Formación Profesional. Esto sucede porque el plan de estudios de Bachillerato incluye las PAU, mientras que el de FP superior, no está enfocado para realizar estas pruebas de acceso.
  • Temáticas de estudio genéricas que ayudan a “acabar de elegir” qué es lo que quieres estudiar. Es común ver que, como estudiante, a los 16 años aún estás pensando qué puedes estudiar. Es una decisión difícil que necesitas tomar porque lo que decidas encaminará tu futuro hacia un lado o hacia otro. En Bachillerato, al enfocarte de un modo variado a diferentes temáticas de estudio, como estudiante puedes comprobar por ti mismo con cuál de ellas te sientes más cómodo.
  • No tienes que realizar prácticas. Como sabes, en Bachillerato no realizarás prácticas en un centro de trabajo. Si aún no estás preparado para el mundo laboral, es una ventaja.

Contras de estudiar Bachillerato

En cambio, las desventajas podemos englobarlas de manera resumida en:

  • Las prácticas, pueden ser pros y contras a la vez. A quien no quiere realizarlas son una ventaja, pero a quien quiera introducirse en el mundo laboral, son una clara desventaja. Pierdes esa oportunidad de ganar experiencia e introducirte en un trabajo en el que puedas sentirte cómodo que puedas sentirte cómodo.
  • Estudios genéricos que no profundizan en la especialización de ninguna rama para que como estudiante tengas un conocimiento relativo de todo; pues son muchas las asignaturas y es difícil especializarse en todas ellas.

 

EN AVANZA EN TU CARRERA TE AYUDAMOS  

En Avanza en tu Carrera tenemos más de 50.000 cursos para ti. Te orientamos y asesoramos para que elijas tu formación. Elige la opción que más te interese: Formación Profesional, Oposiciones, Grados, Postgrados y mucho más.