Fórmulas para ahorrar en la universidad

Rocío Galán

30 de mayo de 2014

Alojamiento, libros, alimentación, transporte...además de la matrícula, hay otros gastos que tendrás que tener en cuenta en tu vida universitaria. Para poder ajustar tu presupuesto, te damos algunas fórmulas de ahorro que te serán muy útiles

Fórmulas para ahorrar en la universidad

libro 30 Material universitario 

Algunos de los libros que necesites serán baratos o te interesará comprarlos para tu biblioteca personal pero, si no es el caso, existen diferentes trucos para ahorrar: puedes acudir a bibliotecas (de la universidad y las que haya en la ciudad), también puedes comprarlos de segunda mano (en los tablones de anuncios los alumnos de otros años los ofertan), y otra opción es comprarlos con otros compañeros y establecer turnos de lectura.

En cuanto a otros materiales como bolígrafos o fotocopias, hay numerosas reprografías y librerías, tanto dentro de las universidades como en las zonas de vida estudiantil, en las que normalmente los precios son inferiores. Investiga y quédate con la que mejor precio te ofrezca.

casaAlojamiento 

Si tienes que desplazarte, cuentas con varias opciones de residencia. Elige la que se ajuste mejor al presupuesto que tengas y a tus preferencias personales:

 Residencias y colegios mayores: son tipos de alojamiento que ofrecen servicios de lavandería, pensión completa, actividades culturales y deportivas (sobre todo los colegios), etc. El precio varía según la Comunidad Autónoma, el tipo de habitación y los servicios que incluya: las residencias suelen costar unos 500 euros mensuales y los colegios mayores están entre 600 y 700. Algo a tener en cuenta es que todos los colegios mayores y algunas residencias están adscritas a universidades, que suelen ofrecer descuentos a sus estudiantes.

 Compartir piso: es una opción más barata que la anterior, y con la que aprenderás a ser más responsable e independiente. Además, no estarás sujeto a las normas de residencias y colegios mayores. Cuando busques piso, ten en cuenta si los gastos de luz, agua, comunidad o Internet están incluidos. En cuanto al precio, una habitación estándar puede variar entre 200 y 400 euros mensuales dependiendo de la Comunidad Autónoma.

• Alojamiento en familias: es una buena opción para sentirte como en casa. Además, muchas veces incluye pensión completa. El precio también varía según la zona y los servicios que incluya, oscilando entre los 200 y los 700 euros mensuales.

• Vivir con personas mayores o discapacitados: estas personas ofrecen alojamiento gratuito a cambio de compañía, ayuda con ciertas tareas, gestiones, etc. Es una buena opción siempre y cuando tengas en cuenta que hay que recibir pero también dar, dentro de la esencia solidaria de este tipo de alojamiento.

Algunas Comunidades Autónomas incluyen en su página web un buscador de alojamientos para universitarios. El precio del alojamiento es un factor importante en la elección de la ciudad donde vayas a estudiar, por lo que valorar este aspecto es esencial.

comida ajustada Alimentación

Para muchos estudiantes tener que cocinar y hacer la compra se convierte en todo un desafío. Aunque no seas un chef estupendo, hay algunas fórmulas que te facilitarán la vida entre fogones y te ayudarán a ahorrar algún dinero:

Para comer en la universidad… los menús rondan los 5 euros (con primero, segundo, postre y pan). Otra opción aún más barata (y a veces más saludable) es llevarte un tupper de casa y calentarlo en los microondas que tienes para tal uso en la cafetería.

¿Cómo organizar la comida? 

Debes tener en cuenta el presupuesto que tienes, elegir un supermercado con buenos precios y hacer una lista de la compra. Para orientarte, puedes hacerte menús semanales que te ayuden a saber qué tienes que comprar, te permitan optimizar la comida y te eviten quebraderos de cabeza diarios. Además, si compartes piso puedes compartir también ciertos alimentos que se compren en grandes cantidades o se estropeen rápido (aceite, sal, huevos, productos de limpieza).

coche ajustada Transporte

Si tienes coche, deberás  valorar si te sale rentable su uso: mirar el precio de la gasolina, la distancia a la universidad, la posibilidad de aparcar en la zona que vivas, los atascos, etc. Una forma de ahorrar dinero es compartir coche con otros estudiantes que vivan por tu zona y vayan a tu misma universidad. Para ello hay páginas donde publicar y consultar viajes (BlaBlaCar y Amovens).

Si no tienes coche: puedes sacarte el abono o tarjeta de transporte público de la ciudad, o consultar las páginas de compartir coche para ir de pasajero. Si tienes cerca la universidad, también puedes ir andando.

Hay también fórmulas muy originales como, por ejemplo, la que ha puesto en marcha la Universidad del País VascoSu proyecto «Compartir coche» tiene como fin intentar fomentar un uso más racional de los vehículos en el campus, haciendo un uso común de ellos.

carita retocada Ocio y tiempo libre

No todo es estudio y sacrificio: si los años de universidad se caracterizan por algo, es por lo que se disfrutan y por la cantidad de experiencias que se viven. En este sentido, tienes multitud de actividades deportivas y culturales que ofrecen las universidades de forma gratuita.

También tendrás que estar al tanto de los bares y locales que ofrecen precios para universitarios. Para ello te puede resultar muy útil tener el CARNÉ DE ESTUDIANTE que te da la universidad, con el puedes obtener descuentos incluso en museos en el extranjero.

Por ejemplo, con el carné universitario de la VIU tienes descuentos no sólo en museos, sino también en hoteles, librerías, teatros o cines.