ver más +
ELIGE TU FUTURO 2020

Desajuste horizontal entre formación y trabajo

Livia Arroyo

3 de agosto de 2021

Tras la crisis económica del 2008 y los efectos de la pandemia de la COVID-19, el mercado español de trabajo ha sufrido profundas alteraciones. Los trabajadores no habían acabado de salir de la crisis anterior cuando el coronavirus comenzó a expandirse. En esta situación, muchas personas han tenido que desempeñar trabajos que poco o nada tienen que ver con su formación. En unos casos porque las exigencias del puesto están por debajo de su nivel formativo. En otros, porque su área de estudios no coincide con la del puesto que ocupan. Es lo que se conoce como «desajuste horizontal». Encuentra aquí lo que necesitas saber sobre este desequilibrio.

Desajuste horizontal entre formación y trabajo

El desajuste horizontal: qué es

En la relación entre la formación y el trabajo que se realiza se habla de dos tipos de desajustes: vertical y horizontal.

  • El desajuste vertical refiere al nexo entre el nivel de formación de una persona y las tareas de su puesto de trabajo. En general este desajuste implica que personas con un alto nivel de formación desempeñan funciones por debajo de ese nivel. Es lo que se conoce como «sobrecualificación». Actualmente, en nuestro país se demandan más estudiantes de FP que universitarios.
  • El desajuste horizontal tiene que ver con el tipo de estudios cursados. Se produce cuando las personas han tenido una formación en un área de conocimiento, pero su empleo se desarrolla en otra. No incluye, por tanto, a las personas que deciden cambiar de estudios. Este tipo de desequilibrio ha comenzado a estudiarse en profundidad hace relativamente poco. En general, es más común para las titulaciones de Humanidades que para las de Ciencias. Aunque, por ejemplo, también hay matemáticos trabajando en programación.

El desajuste horizontal: qué es

Las causas en nuestro país

En lo tocante a la universidad, los estudios superiores en España dotan a los alumnos de un mayor número de habilidades generales con respecto a otros países. Lo que significa que la especialización es menor. Pero sin embargo, los egresados españoles son más competentes para enfrentarse a las tareas de un puesto que no está directamente relacionado con la carrera que han estudiado. Aunque el nivel de estudios requerido sea el adecuado y no haya un desajuste vertical. Incluso aunque hayan tenido que cursar un master habilitante.

En cuanto al mercado de trabajo, se distinguen dos tipos de motivos que provocan un desajuste horizontal:

  • Desajuste horizontal no voluntario. Se produce cuando hay una escasez de demanda de personas especializadas en un ámbito concreto. O demasiados estudiantes de un área concreta respecto a la oferta del mercado.
  • Desajuste horizontal voluntario. Muchos trabajadores adaptan, mejoran o amplían su área de estudio para tener posibilidades de acceso a puestos de trabajo que les permitan mejorar su salario o conciliar. También por otros motivos personales como un cambio de carrera.

Qué medidas se pueden tomar desde las instituciones

Como hemos visto, el desajuste horizontal no es necesariamente un fenómeno negativo. Para algunas personas es importante tener la oportunidad de desempeñar empleos no relacionados directamente con los estudios que han cursado. Quieren poder tener la libertad de cambiar el rumbo de su vida o tener un tipo de trabajo que les permita tener la vida personal que desean.

El problema surge cuando este desajuste es involuntario. En este caso, una posible solución es adaptar los estudios universitarios a las demandas del mercado laboral. Estas exigencias cambian con rapidez. En este sentido, la dificultad es encontrar docentes lo suficientemente preparados para transmitir las habilidades y conocimientos que se requieren en los nuevos puestos.