Orientación en los colegios ¿cómo pueden ayudarte?

Ana Cobos Cedillo, licenciada y doctora Cum Laude en Ciencias de la Educación, nos ha contado cuál es el trabajo que realizan los servicios de orientación en los colegios y cómo pueden ayudar a las familias. Ana trabaja como orientadora desde hace 25 años. También es tutora de prácticas universitarias y profesora de la Universidad de Málaga, además de Presidenta de la Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España (COPOE).
Orientación en los colegios ¿cómo pueden ayudarte?

Mayte Guillen

16/01/2018



Los servicios de orientación educativa son todavía bastante desconocidos por los padres, a pesar de resultar una pieza clave dentro de los colegios para detectar cualquier problemática en los alumnos. Los orientadores asesoran a los profesores, a los estudiantes y a sus familias en temas muy diversos: trastornos del aprendizaje, necesidades educativas, problemas de conducta, opciones académicas, salidas laborales…  ¿Sabes cómo pueden ayudarte?

¿Cuál es el trabajo que realiza el orientador dentro de un centro escolar?

Hay tres bloques fundamentales. El primero sería la atención a la diversidad. Y consiste en hacer un diagnóstico de las necesidades educativas de los alumnos y después buscar la respuesta educativa más ajustada a cada caso. Esto, que se dice muy rápido, conlleva estar al día de todo tipo de trastorno, de dificultades de aprendizaje, dislexias, altas capacidades intelectuales, discapacidad intelectual, disfunciones motoras, autismo, asperger e incluso niños con ritmos lentos de aprendizaje.

Otro gran bloque sería la acción tutorial, donde trabajamos en todo lo complementario a lo académico. Por ejemplo, programas de educación para la salud, de prevención de drogodependencias, prevención de enfermedades de transmisión sexual, de embarazos, alimentación saludable, prevención de la violencia y de la violencia de género, del acoso sexual, de convivencia, etc.

El tercer gran bloque es la orientación académica y profesional, donde ayudamos a los alumnos a ir dirigiéndose por los itinerarios que hay del sistema educativo. Eligiendo optativas, modalidades de Bachillerato, Familias Profesionales si la opción es la Formación Profesional… O bien, carreras universitarias si la opción es la universidad.

Muchos padres confunden la figura del orientador con la del tutor e incluso con la del jefe de estudios ¿En qué se diferencia su trabajo?

El tutor es un profesor que imparte clase en una materia y hace orientación porque todo el profesorado orienta como parte de la labor docente, pero que no es un especialista en orientación. El especialista en orientación es el orientador, que tiene las funciones que te he comentado antes, pero que no tiene una función docente. Todas esas cosas que te he dicho que hacemos los orientadores las hacemos porque no damos clase.

¿Cómo detectáis si un niño tiene un problema?

Hacemos pruebas de capacidad intelectual, de comprensión lectora… También nos apoyamos mucho en lo que observan los profesores en el aula, que luego nosotros ampliamos en la evaluación psicopedagógica.

cita Ana Cobos-orientadora

¿Cuáles son los problemas más habituales a los que os enfrentáis actualmente? ¿Son muy diferentes a los que había hace unos años?

Hay problemas nuevos y otros que se han agravado. Yo llevo de orientadora 25 años, y creo que en los últimos 15 años el trabajo ha cambiado mucho, porque se ha hecho mucho más complejo. Se ha complicado exponencialmente. Los problemas más importantes son los relativos a la conducta de los alumnos. Estamos viendo cada vez más trastornos de conducta. Niños que tienen dificultad para controlar la ira, para superar la frustración. Niños con trastorno de hiperactividad. No sabemos exactamente dónde empieza el problema. Si es porque en esta sociedad a lo mejor tenemos unas pautas de conducta erróneas. También las tecnologías nos están llevando a nuevos problemas como son las tecno-adicciones. El mundo es, en general, muchísimo más complejo y esto hace que nuestro trabajo como orientadores sea también cada día más complejo.

¿De qué manera podéis contribuir a reducir dos problemas que preocupan mucho a las familias: el acoso escolar y el abandono escolar?

Haciendo una detección precoz de las dificultades en los niños y niñas, para poner en marcha la respuesta educativa que necesitan y poder seguir adelante en el sistema educativo. Seguir adelante para evitar el abandono y conseguir una cualificación profesional. No se trata de que todo el mundo vaya a la universidad, pero sí de que todo el mundo alcance una cualificación profesional que le permita desenvolverse en la vida y en la sociedad.

La orientación finaliza cuando el alumno abandona el colegio o instituto a los 18 años ¿Cree que estos servicios deberían prestarse también en la universidad?

En la universidad también hay algunos servicios de orientación, pero debería haber más. En el primer curso de las carreras universitarias hay unas cifras importantes de abandono, que podríamos evitar muy bien si el alumnado tuviera una buena orientación antes de ir a la universidad y unos buenos programas de acogida para la adaptación a la universidad en primero.

Cuando un alumno abandona una carrera universitaria el gasto es enorme. Pero no solamente económico, porque es un dinero que hemos pagado entre todos y es un dinero tirado. También hay que tener en cuenta el coste de la frustración del alumno y de toda su familia cuando no se cumplen las expectativas que tenían. Por eso, la inversión en prevención del abandono universitario saldría muy rentable a todos.

Deberíamos tener más orientadores. Pero las familias poco a poco van conociendo nuestro trabajo y espero que cada vez vaya a más. También es verdad que deberíamos ser muchos más. La UNESCO dice que debería haber un orientador por cada 250 estudiantes, y en España se calcula que hay unos 800 alumnos por orientador. Triplicamos la ratio recomendada por la UNESCO. 

 

comparador de colegios en España

También te puede interesar